Abril y la miles de preguntas

20130329-214144.jpg
Esta semana ha sido una locura en mi cabeza. Abril trae mucho cambios y cosas nuevas en mi rutina diaria: un nuevo proyecto para trabajar, un taller teatral de la técnica Chejov, ensayos con Artefasto y todo eso sumado al día a día normal de una familia.

Todo este nuevo ajuste en horarios, tareas y cosas por hacer me tiene ansiosa. Tengo listas por toda partes, cálculos de horarios, planificaciones de las comidas… Vivo pensando en ajustes y reajustes. ¿Tendré tiempo para hacer la comida? ¿Podré llegar a tiempo a los ensayos? ¿El tiempo me alcanzará para mantener la casa en orden? Tiempo, tiempo, tiempo. Constantemente me hago éstas pregunta y más.

Mi cabeza no deja de pensar y básicamente me está volviendo loca. Creo que me da miedo fracasar en alguno de todos mis nuevos retos.

Pero, ¿Y qué pasa si no sale todo como mi obsesiva cabeza tiene planificado? Tengo un semana siendo una tonta y una egoísta. En vez de sentirme plena y feliz por tantas cosas bonitas, me he encerrado en mí misma, pensando solamente en “yo, yo, yo”

He olvidado que somos 4 en esta casa. No sé en qué momento me perdí, y me transformé en esta perfeccionista insoportable, que se ahoga en un vaso de agua, mientras se reclama por qué el vaso no está lo suficientemente limpio o el agua lo necesariamente caliente.

Debo aprender a preocuparme menos por cosas que realmente carecen de importancia, aunque a primera vista parezca que mantiene todo en orden. Si esto es “la vida adulta” que me devuelvan a los “veintipico”

20130329-214124.jpg

20130329-214135.jpg

Deja un comentario