Adictos al huerto: sembrar lechugas

No nos rendimos. Seguimos intento, tras intento con nuestro huerto. Creo que en la jardinería y “agricultura urbana” hay dos tipos de personas: los que tienen una mano mágica para que todo salga como debe ser, y los que de tanto trastabillar terminan aprendiendo. Nosotros estamos en los segundos.

La cosecha anterior fue de mini tomates, la tierra no era lo suficientemente rica como para hacerlos crecer más allá de la palma de mi mano (Que por cierto, es muy pequeña)

Pronto llegará el invierno, así que necesitamos agotar todas las posibilidades, para aprender sobre el cultivo de distintos vegetales. Ya en los meses más fríos nos dedicaremos a “alimentar” la tierra para que sea más rica y comenzaremos el ciclo de siembra.

Esta vez decidimos sembrar lechugas y repetir tomates. Los tomates, murieron tal como llegaron… Creemos que la subida de temperatura, los secó. Las lechugas están ahí creciendo.

Lo que hicimos fue ir a un mercado de agricultores que realizan dos días a la semana, y comprar los brotes… Un poco de trampa, o de ayudita nunca cae mal. Acompáñanos a ir al mercadito y a sembrar las lechugas… Por cierto, no se pierdan a los ayudantes.

PD: Por cierto, de un día para otro, el pequeño huerto se llenó de unas planta que no sabemos cuáles son. Las mostré hace poco en nuestro Snapchat [simpletybs], creo que los vamos a dejar crecer, por dos razones: Gian lanza en esa tierra cuanta semilla tiene a la mano de las frutas y vegetales que comemos, así que quizás sea algo rico. Y dos, como es la última cosecha del año, podemos dejarlo crecer sin dañar ningún cultivo. (“Ningún cultivo” cualquier creería que tenemos mil hectáreas de tierra y una producción de miles de kilos al año, jejeje)

4 comments

  1. Elena Velvet Cat says:

    ¡Qué paciencia! Yo tengo tan mala mano que con los mini tomates me hubiera puesto a dar saltitos de alegría, jajaja. Y qué buenos ayudantes tienes, si fueran gatos adiós a todo lo que hubieras sembrado xDDDD

    ¡Un besote!

    • Tiby says:

      Bueno, paciencia es una manera bonito de decirlo… Creo que somos tercos cabezotas jajaja. Siiii con los tomates bailamos de felicidad y nos preparamos una ensalada capresa: lo divertido es que los tomates eran tan pequeños que tuvimos que invertir el orden: abajo el queso y encima la mini rodajita de tomate aaaawwwww <3. Eso sí, estaban divinos.
      Un abrazo, bonita!
      :)

  2. Noelia says:

    ¡Que lindo que tengas espacio para tener una huertita! Yo con mi mini balcón me olvido (a menos que sea una mini huerta) pero lo que si planté y me dió resultados instantáneos (te asombrás de lo rápido que crece) es papa. Te juro que al día ya tenía brotecitos! Ahora voy a ver si puedo plantar lechuga, del tomate desisto jaja. ¡Un besote!

    • Tiby says:

      En serio? La papa? Pues mira, lo intentaremos, aunque no somos mucho de comer papa… Los tomates son muy difíciles, aunque una mujer una vez me dijo que los cherrys son como el monte, crecen muchísimo. Yo no lo tengo muy claro. Las lechugas van poco a poco, a ver si subo una foto al Instagram y te etiqueto para que las veas (ojito, con ola de calor y bajada de temperatura incluida!)
      Un besote Noe.

Deja un comentario