CATORCE de agosto

Este CATORCE queda demostrado mi mal humor mañanero antes del café, a pesar de sus intentos de hacerme sonreír; Chejov y su ternura que me distrae; todas las risas que produjo la receta que hice para el cierre de Blogersando ¿No ves tú lo mismos?; horas de trabajo en proyectos de gente bonita como Erika y Natalia; y un “olé, olé” que merece la pena: el de Chejov con Bella.

Música: The best summer of my life | Sebastian Robles


Cada 14 de mes la cámara estará encendida para grabar cómo transcurre ese día en nuestras vidas. Detrás del aparente voyeurismo, se esconde un experimento: demostrar que ninguna vida es perfecta, que somos más normales de lo que puede parecer.

No todos los días son increíbles, ni los desayunos maravillosos, ni tenemos el mejor look, e incluso puede que sea rutinario y aburrido… Pero siempre hay pequeñas cosas. Como dice Mario Benedetti “Todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada”

 

7 comments

    • Tiby says:

      ay! sí que lo son, no puedo decir lo contrario soy la más subjetiva en cuanto a lo guapos que son (que lo son, eh!)
      Un besote bonita.

Deja un comentario