CATORCE de septiembre

El prólogo de  este 14 estuvo marcado por el cumpleaños de su hermano y el nacimiento de mi sobrino. A la distancia y con seis horas y media de diferencia. Un domingo de silencios, cada uno pensando en los suyos. No siempre podemos llenar la casa con risas o conversaciones divertidas. Por eso al final del día nos obligamos a sacudirnos la nostalgia y a seguir hacia a delante.

No todos los días son para sonreír, pero aún así hay que buscar motivos, cierto?

CATORCE de septiembre from simpletybs on Vimeo.


 

CATORCE es una video-sección que puedes ver completa aquí

Cada 14 de mes la cámara estará encendida para grabar cómo transcurre ese día en nuestras vidas. Detrás del aparente voyeurismo, se esconde un experimento: demostrar que ninguna vida es perfecta, que somos más normales de lo que puede parecer.

No todos los días son increíbles, ni los desayunos maravillosos, ni tenemos el mejor look, e incluso puede que sea rutinario y aburrido… Pero siempre hay pequeñas cosas. Como dice Mario Benedetti “Todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada

5 comments

  1. Esther says:

    Me has arrancado la carcajada con el momento sacudida de ropa 😀 Por cierto, te confieso que yo uso la misma técnica y que en esta casa la plancha si se enciende una vez al año, ya ha tenido suerte 😉
    Besotes (ya me voy a intentar crear algo, pero prometo que volveré…).

    • Tiby says:

      jajaja… es lo máximo esa técnica, aunque deberían inventar otra para invierno, porque esas sacudidas con este frío! Por cierto, yo confieso que plancho las camisas de Gian para el trabajo y que siempre va arrugado. Creo que soy la única persona en el mundo con el don de planchar y arrugar al mismo tiempo jajajaja

Deja un comentario