Crear nuevos recuerdos

20140201-223005.jpg 20140201-223019.jpg 20140201-222937.jpg 20140201-222926.jpg

Mil veces – mentira no tantas, pero sí unas tres- he escrito que reencontrarse con amigos que vienen de visita a Madrid es genial. Pero, que te digan, yo quiero ir a conocer Guadalajara. Mi Guadalajara, mi pequeña ciudad, modesta y desconocida, esa que compite con el histórico acueducto de Segovia, con la belleza de Toledo, con la muralla de Ávila… Eso me desarma.

Disfruto muchísimo mostrarles mis calles, mis lugares favoritos, mi hermoso Palacio del Infantado, jugar a ser la guía turística con todos los datos de la ciudad que he aprendido gracias a Chicho, a Jorge, a Julio y a las Jornadas Mendocinas… Y he descubierto que me gusta porque puedo crear recuerdos nuevos de ellos aquí, en lo que es mi presente.

Cada vez que me siente en la mesa de Hernando recordaré la visita de Belkys con su batallón, cuando entre al palacio del Infantado me parecerá oir a Luis Manuel preguntando “Mamá, ¿Y la fuente?“. Cuando camine por la ruta del colesterol, recordaré mi cardio mañanero con Amalia… y ahora cada vez que vaya al Bar Primavera, tendré una mesa como mi favorita, porque en esa nos sentamos Cristi, Xavi, Gian y yo.

Quiero que vengan todos mis amigos, toda mi familia, toda la gente que quiero, deseo llenar a Guadalajara de historias nuevas, de caras que han formado parte importante de mi vida pasada. Revivirlos y traerlos al presente.

Por favor, vengan todos los que quieran. Quizás Guadalajara no sea la más turística de las ciudades, pero les prometo que mi mente grabara su nombre en algún rincón de ella.

Deja un comentario