DIY: Crema humectante para perros [almohadillas y trufas]

Hace unas semanas me preparé 3 mascarillas nuevas para mí, y mientras esperaba que hicieran efecto, miraba a los gordos (que ya saben que siempre están conmigo) y pensé: “Jum… qué mascarilla natural podría hacerle a ellos”

La respuesta saltó de inmediato: algo para sus almohadillas por favor. Y cuando digo saltó, es literal. Chejov con sus brincos, me mostró lo duras que tiene las almohadillas y el raspón que me dejó en la pierna es prueba de ello.

Así que vamos a preparar un bálsamo para hidratar sus almohadillas e incluso su trufa o nariz. Y si les digo dos secretos: se prepara con sólo 3 ingredientes y lo puede usar toda la familia.

Ingredientes aquí… preparación en el vídeo

4 cucharadas de aceite de coco
1 cucharada de cera de abeja
1 cucharadita de miel


Apuntes sobre la crema humectante para perros

» En tus perros puedes usarla en sus almohadillas y para hidratar su trufa.

» Es una crema ideal para hidratar en verano y en invierno.

» Esta crema la puedes usar antes de:

  1. Salir a pasear con tu perro en verano. Recuerdas que la calle suele estar muy caliente, así que debes vigilar muy de cerca que el suelo tenga una temperatura que pueda soportar tu perro
  2. Excursiones en zonas rocosas o montañosas.
  3. Paseos por la nieve.

» Tú puedes usarlo para hidratar tus labios o zonas críticas como codos, talones. También funcione sobre la piel irritada o abrasiones leves. Al hidratar tan profundamente y dejar una capa, yo lo uso sobre mis tatuajes.

» Otras opciones al aceite de coco, son aceites de olivas o de almendras. Claro la diferencia estará en el olor y el sabor.  También puedes agregarle 15 gotas de vitamina E.

» Si quieres que la crema quede más firme sólo debes agregar 1 ó 2 cucharaditas de cera de abejas. Yo la verdad que me quedo con esta consistencia más suave, creo que la hace más fácil de untar.

» Puedes agregarle otra gama de aromas si agregas gotas de esencia lavanda, o algún extracto natural.

4 comments

    • Tiby says:

      Hola Marta!
      Casi… Se llama Chejov, por el sobrino del famoso escritor. Es una historia muy, muy larga, pero resumida: Gian quería otro gordito en casa, yo no, porque no me parecía justo con Ian -nuestro bulldog más viejito, que tiene displasia- que tuviera que vivir la etapa cachorril de otro perro, y porque yo prefería adoptar… en fin, cosas.
      Así que Gian, estuvo en campaña por mucho tiempo, enviándome fotos de Chejov por teléfono, paera ver si me animaba a decir quer si. Su última carta fue jugar con la confusión, me preguntó por Whatsapp para ir a una convención de alimentación canina, y me envió una foto de Chejov. Yo le dije que si. Y él “entendió” que el sí, era al perro y no a la convención…
      Así que le dije, que al menos el nombre lo decidiría yo. Y en ese momento, yo estaba haciendo un taller de actuación de las técnicas de Chejov. Y bueno… así decidí el nombre.
      Ufff. vaya rollo, que te solté y eso que es resumido… jejeje
      Por cierto, las cremas son lo más de verdad, y la verdad es que en esta casa compartimos las crema sy hasta algunas medicinas (que tomamos todos…) En fin que somos una manada, en vez de una pareja con 3 perros. :)
      Un besote!

Deja un comentario