El reencuentro con Famasloop en Madrid

Ayer disfrutamos de Famasloop en Café La Palma en Madrid. Para mí una de las bandas que más destacan en la “movida rockera” de Caracas: por su propuesta, por sus letras, por su espectáculo.

Verlos es no sólo un placer auditivo sino visual. Sin importar dónde se presenten, siempre te consigues con este grupo que te repite hasta el cansancio lo importante que eres como público, y que te da las gracias en loop infinito.

Creo que la noche fue una gran sorpresa para todos: para ellos por la gran cantidad de gente que fue a verlos, llenamos el local hasta el punto de estar cómodamente amuñuñados. Y para los que fuimos por lo sincero y bonito del show.

Fue un toque de reencuentro. No sólo me conseguí con gente queridísima a la que tenía tiempo si ver; creo que para muchos de los venezolanos que tienen años viviendo acá, las letras de este segundo disco, los acercaron a la Venezuela actual: una llena de plo, plo, plo.

En lo personal, Famasloop ha formado parte de mi soundtrack de vida; en sus discos hay canciones dedicadas a mi sobrino, cantadas con desesperación junto a mi hermana, hay un himno que me une a mis amigas, hay recuerdos dulces y llenos de sal marina…

Fue extraño verlos acá, sentir que sus canciones me hablaban de recuerdos de prácticamente otra vida. Porque la verdad, es que cuesta mucho extrañar un país, en el que sigue siendo vigente la canción de una novela de los 90`s, lo que uno añora son otras cosas: la familia, las amistades, el trabajo -que en mi caso era maravilloso- y el clima. Y ayer, con Famasloop por un momento estuve más cerquita de todo eso que tanto quiero.

No dejen de oír el nuevo disco “La Quema” de @Famasloop:

One comment

Deja un comentario