Final de temporada: ¡Hasta que Chejov termine de crecer!

¡Última competencia de la temporada! Vamos a tomar un descanso mientras Chejov termina de crecer. Justo ahora está en un punto intermedio con cuerpo de joven y cabeza de cachorro. Algo así como la escena final de Beetlejuice. Digamos que es un adolescente que está a medio camino entre niño y adulto, y se pasea orgulloso con esos 4 pelos a los que quiere llamar “bigote”. Pues igual está nuestro peque.

Esta pausa obligada me genera sentimientos contradictorios, mi corazón da saltos de alegría porque en las competencias se me rompe un poco el corazón ante ciertos comportamientos “humanos”; y a la vez me siento un poco egoísta porque sé que Gian disfruta mucho en ellas.

Lo cierto es que el crecimiento de un bulldog no es tan predecible como el de ese adolescente que seguramente se convertirá en un adulto con un bigote real. Quizás a Chejov le termine de crecer la cabeza, o quizás no. Tendremos que esperar.

Esta vez estuvimos en la competencia más grande de Madrid, 100×100 Mascotas que se realiza en el Ifema.  Esta vez me dediqué a intentar fotografiar lo que yo veo de las competencias: una entrega absoluta, paciencia inagotable y ojos llenos de amor; algunos son afortunados y consiguen lo mismo de vuelta; otros sólo son vistos como una gran caja registradora. Y no me refiero a humanos.

 

Deja un comentario