La primavera y sus adicciones

Segunda nueva estación del año para Ian y Bella: la reacción inversamente proporcional al efecto del invierno (Ver efecto aquí)

La primavera los ha vuelto locos: pasaban todo el día brincando como cabras locas y jugando uno sobre el otro. Saltar ya de por sí es un efecto extraño en los bullys, así que es bastante decir.

Y pues imagínense por un momento un par de gorditos de 21 y 31 kilos respectivamente jugando por la casa, brincando por todos los lados entusiasmados, felices con la primavera. mientras nosotros estamos en la calle.

Ahora imagínense mi cara, cuando al abrir la puerta consigo la mesa del centro en una esquina, los cojines del sofá repartidos por la casa, las macetas en el piso, la tierra distribuida por toda la sala. En fin, pasaron toda la primavera rediseñando la casa a su gusto.

Fue el mes más bonito y difícil en nuestra relación familiar. Probamos con paciencia, varias fórmulas dando con la ideal: Bella se queda en nuestro cuarto con opción de salir a la terraza. Ian se queda en la sala. ¡Y así ha sido perfecto!

Ahora empieza el verano. Y no pinta ser la mejor estación para ellos, ya veremos…

Ian y Bella, decoradores primaverales

 

Deja un comentario