Lord Hamilton. Nuestro primer arbolito de navidad

En primavera visitamos mucho este vivero. Y Giancarlo quería comprar un árbol. “¡Pero, si nosotros vivimos en un apartamento/piso, estás loco vida!”.  Mis argumentos fueron inútiles, una tarde al llegar del trabajo vino acompañado con un pino, flaquito, delgado, al que bauticé como Lord Hamilton.

Mientras Giancarlo e Ian lo acomodaban en el mini balcón, le prometimos al pino, que si sobrevivía al verano, cosa que parecía imposible, iba a ser nuestro primer arbolito de navidad. Literalmente el primero, porque en Caracas nunca montamos uno.

Y él sobrevivió, largo y flaco. Y nosotros cumplimos nuestra promesa. Estamos felices con nuestro particular, original, distinto, fitness y bello Lord Hamilton.

Deja un comentario