Pastel de manzana crujiente y light

pastel de manzana receta
¿Cuándo fue la última vez que subí una receta? Ufff… Mucho tiempo, es que cuando les digo que no soy cocinera, no lo hago con la intención extraña de saberme una chef, y de querer que me alaben por mi falsa modestia. No, es que realmente no lo soy. Soy muy básica en lo que sé hacer…

El caso es que, hoy me provocó preparar algo nuevo, pero que obligatoriamente fuera de manzana. Nos han regalado un montón de sobres de manzana deshidratada de la marca Casual Fit, y con mi desorden se me había olvidado que aún tenía unos 40 sobres.

Estos snacks me parecen perfectos pero hidratados de nuevo, así solitos no son mis favoritos. Así que decidí hacer una tarta rápida de manzana, de estas que son fit, que puedes comer como merienda en la mañana, y que se hacen para comer inmediatamente porque no son precisamente lo más esponjosas, aunque tengo mis truquitos para lograrlo.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de copos de avena
  • 4 cucharadas de harina integral de trigo
  • 1 cucharadita de levadura
  • 5 claras
  • Canela
  • Manzana, supongo que 1/2 manzana yo tenía sobres como les comenté, así que quizás la medida la tengan que ver al ojo.
  • Stevia (Opcional)
  • Cereal Muesli de avena o granola (Opcional)

 

Preparación

Precalentar el horno a 220 grados.

Piquen la manzana en cuadritos pequeños, sin piel. La vamos a colocar con un poco de agua, la justa para cubrirla y vamos a cocinarlo a fuego lento. Revuelvan poco a poco hasta que quede como una compota de manzana.

Un truco de abuelita para lograr que quede esponjosa es batir las claras hasta que queden cremosas. En un bol aparte, mezclen la harina de trigo, los copos de avena, la canela, la levadura (Si le van a agregar Stevia, esperen hasta probar la mezcla completa, yo no usé porque las manzanas ya le daban el toque dulce perfecto).

Una vez mezclados los “secos” los incorporamos a las claras poco a poco para que se vaya mezclando. Por último le agregamos la compota de manzana. Pueden apartar un par de cucharadas para decorar o untar por encima. Este es el momento en el que van a probar la mezcla y si la desean más dulce, agregan Stevia.

“Engrasamos” un molde con un poco de harina y aceite (de coco, de girasol o de oliva). Aquí viene la parte crunch: coloqué en el fondo el muesli de cereales y luego vertí la mezcla. Sino tienen, no pasa nada: pueden incorporar un poco de granola o una cucharada de copos de avena. No será lo mismo, pero igual quedará rico.

¡Al horno! por unos 15-20 minutos y listo. 

P.d.: ¿Saben también qué pueden hacer? Picar láminas de manzana, para colocar por encima de la torta, antes de meter al horno… mmmm

Más recetas light, y no tan light aquí

Deja un comentario