Marquesa de chocolate con plantillas

Hace una semana, Carmela me invitó a almorzar en su casa. Es un encanto, podemos pasar horas conversando, y tiene una característica particular que suele recordarme mucho a mis salidas con Valentina: cualquier cosa inesperada y no planificada puede pasar. (Por ejemplo, el pistolero)

Al terminar, cual mamá responsable, me dio dos potes de crema de calabacín para Gian y para mí. La crema no las comimos este fin de semana y es hora de devolver los tupper, pero mi abuela siempre decía que jamás se devuelven vacíos. Así que buscando en internet algún postre sencillo, me topé con la receta de la marquesa de chocolate.

Mi abuela solía hacerla con plantillas mojadas en café, así que para no perder la costumbre de adaptar las recetas, esto fue lo que hice.

1.- Ingredientes: los mismos de la receta + café mientras más fuerte mejor.

 

2.- El chocolate derretido en baño maría con la leche

 

3.- La mantequilla debía batirla, pero no tengo ningún batidor eléctrico, así que la derretí un poco (Sin dejar que calentara) y venga a darle con la mano hasta que se espesara. ¡Seguro queda mucho mejor con la batidora, pero tampoco es terrible si no la tienen!

A la mantequilla se le va echando poco a poco la leche condensada, y se revuelve hasta quedar uniforme. Es bueno que también lo vayan probando, mientras mayor sea la cantidad de leche condensada no sólo más espeso, sino también más dulce.

 

4.- Luego que el chocolate se enfría, se une con la mezcla anterior.

 

5.- Las plantillas se humedecen en café. Las que colocan en el fondo no las humedezcan tanto y así tiene una base sólida. También lo pueden hacer con galletas maría.

 

6.- Capa de plantilla + capa de chocolate + capa de plantilla…

 

7.- Colocan las almendras fileteadas por encima. También pueden poner entre los distintos pisos de plantillas. Se mete en la nevera por al menos tres horas y voilà!

 

A las recetas de postre les tengo pavor, porque me parecen complicadas, con ingredientes difíciles, que además conllevan misterios de pastelería como: “esperar que la masa levante”… y qué hice mal si la masa no “levanta”, o cómo saber si coloque poco o mucho polvo para hornear, además de la técnica del uso del rodillo… Pero esta receta es muy fácil, básicamente porque no lleva ni horno, ni se amasa nada, y con chocolate fundido todo queda bien.

Sin embargo, me pican un poco las manos, por intentar dar un paso más con los postres. Si tienen sugerencias de recetas nivel intermedio, compartan por aquí o por correo a info@simpletybs.com… a ver si lo logro!

 

2 comments

Deja un comentario