Quien diga que… tener un blog

blog

Quien diga que… Llevar un blog es fácil: no tiene ni idea.

Requiere dedicación, cuidado, planificación, producción. Un simple post que lees en menos de 5 minutos, puede tener horas de curro: de investigar, redactar y corregir, de producir las fotos o conseguir alguna que sea simplemente perfecta.

Y el trabajo no termina con tan sólo publicar. Luego tienes que hacerte eco en las redes sociales. Programar tweets, publicaciones. Tomar una imagen del blog subirla a Instagram.

Y esto es cuando las musas te acompañan. A veces se van de vacaciones y te dejan completamente sola frente a la hoja en blanco. Y no hay enemigo más paralizante que una hoja en blanco. Así que toca pensar, buscar, leer para conseguir ideas que te apetezca compartir, que aporten cosas para quienes te leen y para ti.

cumple camar

Tener un blog implica vivir con una semana de adelanto, planificando contenido, salidas, visitas. Requiere tener la cámara a mano, y no decaer ante los esfuerzos de hacer fotos guapas, sin entender muy bien el diafragma y la velocidad.

Leer y comentar. Inspirarte con pequeñas cosas. Tomar un café frente a la pantalla mientras buscas entender la clave de tus visitas.

Hay que ser un maestro en SEO, saber usar Google trends, conocer los tips que hacen que un título sea más llamativo que otro.

Luego están los egos y el orgullo. Muchas veces vemos blogs tan exitosos, que parecen escritos con tan poco cuidado que da rabia no entender por qué los eligen a ellos, y no a ti: que estuviste trabajando para esa entrada muchas horas.

Tener un blog puede generar estrés por la responsabilidad que te impones de publicar 3 días a la semana. Que sea un martes por la noche, y no tengas nada preparado es la peor sensación del mundo. En realidad, es mucho peor, cuando te dicen: «Pero si no pasa nada, si no publicas mañana. Deja el estrés». Sí pasa, no sé cómo describirlo, pero te quedas con una mala sensación en el cuerpo.

m6rT4MYFQ7CT8j9m2AEC_JakeGivens - Sunset in the Park

Me siento afortunada por tener este blog como ventana al mundo, como recolector de memorias. Poder conocer personas talentosas a través de él ha sido aún mejor, y compartir con ellos nuestros miedos y dudas en este mundo tan saturado, en el que a veces parece que todos estamos gritando.

Quien diga que llevar un blog es fácil, no sabe lo que dice. Lo que sí es cierto, es que no puede ser una carga que arrastremos encima, en la carrera por ganar dinero con él.

Yo no quiero ser famosa a lo Lindsay Lohan, no quiero tener lectores que me lean por concursos o sorteos. Quiero, como en la vida, rodearme de gente maravillosa y hacer lo que me haga feliz: a su tiempo, su ritmo y con su propia e imperfecta forma.

bulldog

Esta es una declaración formal de principios que complementa aquella que escribí alguna vez. ¿Alguien más que se sienta igual en esta sala?

12 comments

  1. mayninetes says:

    Ayyyy tiby…no lo podrias haber explicado mejor. Como ya hemos comentadouchas veces, tener un vlog es tan bobito y gratificante como frstrante y desalentador….
    Suerte que lo bueno siempre supera lo menos bueno y el esfuerzo siempre merece la pena!!!!!

    • Tiby says:

      Claro que lo supera… aunque a veces tenemos que recordar por qué rayos estamos haciéndolo o hacer terapia de grupo en el Whatsapp de Blogersando :)
      Supongo que es como la vida misma, en buena compañía todo se lleva mejor!
      Besos especiales a Vilmita!

    • Tiby says:

      Si es un súper privilegio compartir día a día! Porque si la gente supiera que aunque Blogersando se hace una vez al mes, hablamos prácticamente todos los días :)

  2. Beatriz Godino says:

    Tiby la verdad que describes a la perfección sensaciones que todas hemos tenido en algún momento, pero la verdad que merece tanto la pena cuando una entrada te llena a ti principalmente, por supuesto que la mayor recompensa son los lectores y el feedback que recibimos de ellos, pero para mi algún muy importante es sentirme agusto con lo que hago y satisfecha del trabajo que le estoy poniendo detras, porque eso ya me está llenando como persona y haciéndome crecer.
    Sigue así, que tu ilusión y forma de ver la vida desde 1.50 mts a mi me encanta :-*

    • Tiby says:

      Estoy contigo. Yo quiero disfrutar de mi blog, y del trabajo que conlleva, el día que lo sienta como una obligación pesada y difícil de llevar: lo dejo. Gracias por tus palabras tan bonitas!!!

  3. Esther says:

    Estoy tan de acuerdo, que suscribo punto por punto, querida Tiby. ¡Qué incomprendidas nos sentimos a veces con esto de tener un blog! Y que difícil es que la gente que no sabe lo que es valore todo el trabajo y el esfuerzo que hay detrás de cada entrada.
    Algún día me uniré a ti en esta reivindicación bloguera. Pero sin duda me quedo con todo lo bueno que la vida 2.0 me ha regalado y entre esas cosas maravillosas estás tú.
    Un beso fuerte, guapa.

    • Tiby says:

      Es que hay tanto por detrás que no se ve, pero que es precisamente el corazón de cada blog. me encantaría que te unieras, aunque ya lo has hecho más de una vez en nuestras largas conversas de despechos y alegrías blogueriles!
      Un abrazote y ánimo con esa mudanza que queda menos :)

  4. Elena Velvet Cat says:

    Me identifico totalmente con lo que has escrito, y ahora más que nunca, que he tenido unos días de «bajón blogueril». No soporto cuando la gente va diciendo que tener un blog es solo escribir y ya está, no saben todo el trabajo que hay dentás de un post sencillo ni el tiempo que hay que invertir. Pero lo bueno supera con creces a lo malo, con un blog te puedes encontrar con gente maravillosa! 😀

    Un besote Tiby!

    • Tiby says:

      No eres la única, no sé que pasa pero creo que el «bajón blogueril» está rondando… Cuando la gente opina que es fácil, me da rabia. Lo admito. Pero luego pienso en algo que he aprendido haciendo teatro, que son los conceptos básicos de la técnica de la actuación de Chéjov: él dice que cuando interpretamos algo debemos mantener el sentido de forma, facilidad, belleza, totalidad.
      El trabajo que vea el público debe parecer fácil, bonito y ser percibido como una totalidad. Quiero quedarme con ello. Con sentir que si la gente aprecia que lo que escribimos parece fácil, fluido, y bonito es que lo estamos logrando, y lo estamos haciendo bien.
      Igual creo que en estos momentos de bajona, sólo entre nosotras podemos comprendernos y darnos ánimos de seguir.
      Gracias por pasar por aquí Elena, un lindísimo fin de semana para ti.

  5. Vanessa says:

    Completamente de acuerdo en lo que dices. Si, un blog es un hobby y lo haces porque te gusta, pero cuando tienes un momento de bajón, uno día en el que la inspiración ha dicho que no, que hoy no toca -y los 3 días siguientes te agobias pensando que no se te ha ocurrido nada y aún se te ocurre menos- la respuesta del «no pasa nada si no publicas» no es valida. Vale, nadie necesita leerte para escribir, pero la sensación de que has fallado… no te la quita nadie.

    Te entiendo perfectamente y me ha encantado tu post así que, con tu permiso… lo voy a compartir en la página de fb de mi blog. -compartir es vivir-.
    Un abrazo enorme!

    • Tiby says:

      Es que no hay peor juez que uno mismo, a veces somos demasiado duros. Sin embargo, creo que es importante mantener ese equilibrio entre el disfrute y la responsabilidad con quienes nos leen: cuidar lo que escribimos, y darle el mimo necesario tiene que ser más importante que cumplir con una fecha de publicación. Aunque la sensación quede, creo que es mejor manejar esa, que publicar algo corriendo por compromiso. No?

      Gracias por pasar por aquí y por compartir Vanessa!
      :)

Deja un comentario